Banner superior informativo del programa

OLBA

Situado en el Espacio Natural de Los Estrechos del Río Mijares, entre pinares, huertos, frutales. Es un pueblo pintoresco que se prolonga unos cuantos kilómetros debido a las casas desperdigadas por su valle. De su casco urbano destaca la iglesia de Santa Catalina, el ayuntamiento o el puente de Carlos IV. Y todavía se recuerdan actividades económicas como el lavado de lana, la central eléctrica o un molino hoy convertido en albergue.