Banner superior informativo del programa

CHIPRANA

Sus vecinos la llaman “La novia del Ebro” por su proximidad con el embalse del Mar de Aragón, ideal para pesca y deportes náuticos y por su único y singular ecosistema natural de Las Saladas. Su casco urbano lo domina la iglesia gótica de San Juan Bautista y la localidad custodia tesoros como los restos de un mausoleo romano hoy conocido como la ermita de la Consolación.